TIPOS DE COMUNICACIÓN


Los mensajes se pueden transmitir de forma verbal y no verbal. Estas formas están estrechamente relacionadas durante la interacción interpersonal que mantenemos a diario. Mientras los individuos hablan se expresan también mediante movimientos, tonos de voz, expresión de mirada, etc.

Comunicación Verbal


Consiste en la comunicación expresada por medio de palabras habladas o escritas. El lenguaje se define como el conjunto de palabras, su pronunciación y el sistema para combinarlas para que sean entendidas por el receptor. Es un código que transmite un significado específico.
El lenguaje es solo eficaz cuando el emisor y el receptor comprenden claramente el mensaje, es decir “están en la misma sintonía”.
Además de escuchar las palabras y los sonidos, las personas reconocen que otros factores, como el tono de voz, su calidad y sus amplificaciones influyen en el mensaje y son componentes esenciales de la valoración de esa comunicación transmitida.
Cuando una persona se comunica verbalmente, también transmite, junto con las palabras que usa, la personalidad de ella misma, sus valores y emociones, incluyéndolas en la comunicación verbal.

Entender el lenguaje empleado:
Una palabra puede tener muchos significados y es de fundamental importancia identificar el significado apropiado en el contexto en el cual se está empleando.
En la enfermería y la medicina se utilizan muchos términos técnicos; si el enfermero emplea estos términos con frecuencia, el paciente puede sentirse confundido y ser incapaz de seguir las instrucciones. Para ello se deberá de expresar términos que el paciente comprenda, para que la comunicación sea eficaz.

Interpretación del mensaje:
En el proceso de comunicación actúan tres componentes esenciales: comunicador, mensaje, y receptor.
La comunicación no ocurre a menos que un mensaje sea recibido y se actúe de acuerdo a él. Es necesario disponer de tiempo para que el receptor asimile los pensamientos o sentimientos del transmisor.

Momento:
El mejor momento para la comunicación con una persona o con un grupo, hay que determinarlo de antemano, un tiempo conveniente para discutir el problema; esto aumenta la calidad de la discusión.
Consideración del tono y la inflexión de la voz:
La voz de una persona puede ser agradable o desagradable. La entonación de la voz del orador puede modificar en forma extraordinaria e increíble el significado de un mensaje.
La comunicación verbal es más eficaz cuando se expresa a una velocidad o ritmo adecuado. La velocidad con la que se pronuncia un mensaje, junto con la presencia y/o ausencia de longitud de las pausas, pueden determinar el grado de satisfacción del oyente con respecto a la comunicación.

Saber escuchar:
Es una destreza por medio del cual una persona de forma consciente y voluntaria pone su atención en otra de modo que pueda oír lo que se le está diciendo. Escuchar no es un proceso pasivo, requiere de máxima concentración y esfuerzo.
Para ser eficaces en el proceso de la comunicación, no solo hay que hablar bien, sino que escuchar atentamente cuando una persona habla.
Cuando escuchamos, descubrimos puntos de vista de la otra persona. Escuchar, al igual que hablar, es importante para el proceso de comunicación.
Muy frecuentemente a causa de la educación, de la experiencia en el trabajo y de las situaciones cotidianas, la persona puede desarrollar malos hábitos para escuchar. Estos hábitos implican un método incompleto o deficiente, para manejarnos nosotros mismos. Es importante que tratemos de refrenar el efecto de los esos malos hábitos e intentar mejorarlos.

Saber detectar lo que no se dice:
En el curso de una conversación, el que habla no siempre revela la verdadera naturaleza de su diálogo. Puede emplear una variedad de frases y de palabras que pueden implicar su significado y deja la tarea de aclarar ese significado al receptor. El interlocutor atento deberá entonces hacer preguntas que ayuden al que habla a ser más directo en sus ideas o sentimientos, para realmente detecta lo que “no se esta diciendo que es importante”.

Las personas transmiten una diversidad de mensajes y en esta variedad puede quedar enmascarado el verdadero. Hay factores que prohíben (o impiden) a la persona ser directa, estos son:
  • Falta de confianza en sí mismo.
  • Temor de ser rechazado por lo que se dice.
  • Deseo de ser siempre aceptado por el otro.
  • El contenido del diálogo, el cual es perturbador para el que habla.
  • Temor de violar los criterios morales del otro.
  • Ausencia de deseo de que se descubra la verdad.
  • Incapacidad para aceptar los cambios que puedan requerirse, como consecuencia del diálogo entablado.
  • Darse cuenta de que el tema en este momento no resistirá una confrontación directa.

La gente con problemas de salud a menudo desea información y aún titubean para preguntar directamente por ésta, quedándose muchas veces con dudas al respecto.

Comunicación No Verbal.



Es habitual hablar de comunicación en términos de expresión verbal y no verbal. La comunicación no verbal es el intercambio de un mensaje sin la utilización de palabras. Dicha comunicación puede resultar extraordinariamente importante, en especial en situaciones de crisis, cuando las palabras pueden fallar por completo, o no ser suficientes para transmitir lo que se siente. Los gestos comunican ciertos estados emocionales que las palabras pueden tender a ocultar. La comunicación mediante el tacto es ,con frecuencia, más significativa que las palabras.
Los códigos de comunicación no verbal se han clasificado en lenguaje de signos y en lo que se conoce como "lenguaje de objetos", comprendiendo toda la exposición intencional y no intencional de objetos materiales, tales como instrumentos, máquinas, objetos de arte, etc.
Los canales de comunicación gustatorio y olfatorio son de especial importancia para los enfermos y para los que intentan ayudarles, ya que los diversos sabores y olores característicos de los centros sanitarios portan innumerables mensajes que se perciben de forma diferente.
La comunicación no verbal es el lenguaje corporal:
La apariencia:
El aspecto de un individuo es una de las primeras cosas que se observa durante un encuentro interpersonal. Las características físicas, la forma de vestir y arreglarse proporcionan pistas respecto al estado de salud, cultura, nivel económico y social, entre otros.
Contacto físico:
Existen contactos simbólicos, tales como dar palmadas en la espalda y las diversas formas de estrecharse la mano. Fuera de la familia, el contacto corporal se halla principalmente restringido a las manos. Hay grandes diferencias interculturales en el contacto corporal.
Muchos mensajes como el afecto, el apoyo emocional, los ánimos, la ternura y la atención personal se transmiten mediante el contacto físico.
Proximidad física:
Tiene importancia principalmente en relación con la intimidad y la dominación. El grado normal de proximidad varía según las diferentes culturas. El significado de la proximidad física varía según los entornos físicos; la proximidad hasta el punto de llegar al contacto corporal en un ascensor no tiene ningún significado afiliativo y es de hacer notar que en este caso se evitan la conversación y el contacto ocular.
Un individuo tiende a mantener y defender su derecho exclusivo al espacio. En las interacciones sociales los individuos mantienen conscientemente las distancias entre ellos. El espacio personal es individual y móvil; se mueve junto con el individuo.La amenaza de intrusión en el espacio personal provoca una respuesta defensiva que impide una comunicación eficaz.

Orientación:
Indica las actitudes interpersonales. Si la persona A está sentada a la mesa, la persona B puede sentarse en varios sitios diferentes. Si se le ha dicho que la situación es cooperativa, probablemente se sentará en B1; si se le dice que es para competir, negociar, vender o entrevistar a A, se sentará en B2; si se le dice que es para mantener una discusión o una conversación, elegirá B3. (Sommer 1965).

tabla2.jpg


Postura corporal:
La manera en que los individuos se sientan, permanece de pie y se mueven es una forma visible de expresión. La postura y la forma de comunicar reflejan emociones, el concepto de uno mismo y el grado de salud. Una postura erguida y una forma de andar rápida y decidida comunican una sensación de bienestar y seguridad. Una postura “vencida” y un caminar lento y vacilante pueden indicar depresión o algún tipo de malestar.
Gestos:
Son movimientos de manos, de la cara, de los pies y otras partes del cuerpo. Algunos tienen como objetivo comunicar mensajes definidos, en cambio otros son signos sociales involuntarios que pueden o no, ser interpretados correctamente por los demás.
Cuando una persona se excita emocionalmente realiza movimientos corporales difusos, aparentemente sin sentido. Las emociones más específicas dan lugar a ademanes particulares: cerrar el puño (agresión), tocarse la cara (ansiedad), rascarse (auto-reproche), restregarse la frente (fatigado), entre otros.
Una persona al hablar mueve los brazos, el cuerpo y la cabeza continuamente, estos movimientos están estrechamente coordinados con su lenguaje y forman parte de la comunicación en su totalidad. Actúan como "refuerzos", es decir, recompensan y estimulan lo que ha sucedido con anterioridad y pueden emplearse para hablar de nuevo. Las inclinaciones de cabeza también juegan un papel importante en la sincronización de la conversación.
Los gestos se combinan en expresiones y otras señales no verbales para formar mensajes específicos.
Expresión facial:
Las emociones pueden reconocerse hasta cierto punto a partir solamente de una expresión facial. La expresión facial actúa mejor como una forma de proporcionar Feedback (retroacción o retroalimentación) sobre lo que está diciendo el otro. El movimiento de las cejas proporciona una interpretación continua.
Frecuentemente los individuos no perciben de los mensajes que transmiten sus expresiones. La confusión creada por mensajes y expresiones contradictorios puede atenuarse proporcionando una retroalimentación clara. Cuando las expresiones del rostro no manifiesten mensajes claros se debe intentar utilizar la retroalimentación verbal para asegurarse de las intenciones del orador.
Movimientos oculares:
El contacto visual generalmente indica el deseo de comunicarse. Al mantener el contacto visual durante una conversación, los interlocutores comunican mutuo respeto y muestran el deseo de escuchar. Mantener el contacto visual permite observar estrechamente al otro.
La ausencia de contacto visual muchas veces es indicativo de ansiedad, una actitud defensiva, malestar y falta de confianza al comunicarse. En algunas culturas el contacto visual se considera un atrevimiento, una amenaza o un perjuicio de cualquier tipo, lo que siempre se debe tener en cuenta al entablar una comunicación.
El contacto visual es una parte importante de las expresiones del rostro. Los movimientos de los ojos comunican no solo sentimientos, sino también emociones.

Funciones de la comunicación no verbal:
La comunicación no verbal tiene varias funciones:
  • Complementa, y en algunas oportunidades, sustituye a las comunicaciones verbales.
  • Puede confirmar o repetir lo que se ha dicho verbalmente y con la misma intensidad y aun mayor.
  • Puede también negar o contradecir lo dicho verbalmente.
  • Puede también reforzar el contenido verbal, agregándole intensidad.
  • Puede iniciar temas nuevos no explicitados todavía por el lenguaje verbal.
  • Puede utilizarse para mandar claves de control o regulación, no explicitadas verbalmente.
  • Comunica actitudes, emociones y estados de ánimo.
  • Los elementos simples de la comunicación no verbal (sonrisa, mirada, contacto físico de cortesía, etc.), son comportamientos pueden ser fácilmente simulados.
La mayor parte de las comunicaciones no verbales desencadenan actitudes recíprocas en el interlocutor si no se es consciente de ellas.